Crespo al Congreso: Tomen la responsabilidad de dirigir al país bajo la ineptitud de Trump

Declaración del asambleísta Marcos Crespo, presidente de la Comisión Especial de Asuntos Puertorriqueños e Hispanos de la Asamblea del Estado de Nueva York, solicitando al Congreso de los EE.UU., proteger a los beneficiarios de DACA
August 31, 2017

“Las vidas y el bienestar de 799,077 beneficiarios del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, pos sus siglas en inglés) están en riesgo debido a la gran falta de acción e ineptitud del Presidente Donald Trump.

Su administración ha brindado información ambigua sobre sus intenciones de evitarles a estos jóvenes y a sus familias los horrores de una separación y deportación.

El Presidente Trump no ha cumplido con lo declarado durante sus entrevistas en varios medios de comunicación de que estos jóvenes serían tratados con compasión. Y ahora las noticias reportan que el Programa DACA será detenido por su administración la próxima semana.

En nombre de mis colegas de la Comisión Especial de Asuntos Puertorriqueños e Hispanos, exhorto a los líderes en ambas Cámaras del Congreso de los Estados Unidos a que se apersonen de este asunto ahora y aprueben una legislación bipartidista en ambas Cámaras que brinde a los jóvenes beneficiarios de DACA un estatus de residencia permanente, y el camino a la ciudadanía.

La contribución cívica y económica de los beneficiarios de DACA y de todos los DREAMERs ha sido y continúa siendo positiva para nuestro país, y para las comunidades a las que ellos llaman su hogar.

El estado de Nueva York tiene el tercer número más alto de beneficiarios de DACA en el país. Eliminar DACA impactará al estado de origen del Presidente con un sufrimiento y dolor inmensurable. Ningún país que afirma ser el bastión de la sociedad civil puede justificar expulsar a los niños de su territorio y deportarlos a lugares que nunca han sido sus hogares.

Los líderes del Congreso deben de tomar cartas en este asunto y en muchos otros más en un momento en que nuestro país no cuenta con un liderazgo firme y claro en muchos frentes.

Mientras que los hispanos también quieren fronteras seguras y apoyan las leyes en general, terminar con DACA y expulsar forzosamente a los niños y a los jóvenes de nuestro país crearía un daño irreparable a nuestra república, y debilitaría la postura internacional de nuestro país.

Los beneficiarios del programa DACA deben de estar protegidos por el Congreso. El apoyo bipartidista actualmente en el Congreso para hacer justamente eso debe de actuar diligentemente. El Congreso no puede permitir la ineptitud de este Presidente y su clara falta de interés en las medidas públicas, y gubernamentales que terminará por destruir la estructura de nuestro país.

El actual desastre que enfrenta Houston y el condado de Harris, en Texas y los esfuerzos de rescate demuestran al mundo las fortalezas más grandes de nuestro país: Aquí, en este momento, hemos sido testigos de estadounidenses, ciudadanos y no ciudadanos de todos los credos y orígenes étnicos, ayudándose los unos a los otros en los momentos de más necesidad y sin importarles el color de su piel.

Houston es Estados Unidos. Acabar con DACA sería un ataque al sentido humanitario, civil, y de respeto estadounidense por los derechos humanos que hoy son exhibidos claramente por las víctimas, rescatistas y personal de primeros auxilios del huracán Harvey.

Este Congreso será juzgado y evaluado en los libros de nuestra historia por cómo actuó en estos momentos de gran necesidad. Es hora de que el Congreso tome las riendas”.