La asambleísta Latoya Joyner lidera esfuerzos para salvar las vidas de las mujeres en Nueva York

Desde la primera cita médica de una futura madre hasta el nacimiento de su bebé, tener un recién nacido debe de ser una ocasión de alegría para toda la familia. Mientras que la medicina moderna debería asegurar que tener un bebé sea un proceso seguro y no un proceso peligroso –frecuentemente, las mujeres descubren que es todo lo contrario.

En el estado de Nueva York, la más reciente información detalla una alarmante situación con un aumento de más del 20 por ciento en el índice de mujeres que mueren por complicaciones durante el parto entre el 2010 y el 2016. La información también demuestra que las mujeres embarazadas en Nueva York mueren a un índice dos veces mayor que en Alabama y a un índice mucho más alto en comparación a nuestros estados vecinos.

Particularmente, las cifras también demuestran que las mujeres afroamericanas tienen un índice drásticamente más alto de complicaciones e incluso mueren debido a complicaciones durante el parto. La disparidad mortal que enfrentan las mujeres afroamericanas durante el parto es peor que cualquier otro grupo racial o étnico en el estado, y significa que las mujeres afroamericanas tienen cuatro veces más probabilidades de morir por complicaciones durante el parto que las mujeres caucásicas.

Recientemente, familias de todo el país celebraron el Día de las Madres y homenajearon a las matriarcas que han hecho demasiadas cosas en sus vidas, y el tiempo para que Nueva York tome una posición de liderazgo para reducir el número de muertes debido a complicaciones durante el parto y asegure la salud de nuestras futuras madres se ha retrasado por mucho tiempo.

Estoy comprometida con tomar acción sobre este importante asunto de salud pública y he presentado legislación que crearía una Junta de Revisión de la Mortalidad Materna a nivel estatal que sería responsable de entender por qué el índice de muertes maternas en Nueva York es inusualmente alto (Proyecto de Ley de la Asamblea A.10346).

En la temporada del Día de las Madres –y con la salud de muchas mujeres embarazadas en riesgo– espero seguir trabajando con residentes de la comunidad, defensores y mis colegas legisladores, mientras buscamos medidas públicas que salven las vidas de muchas mujeres en Nueva York.